La evaluación

La evaluación tiene fundamentalmente una función formativa, al ofrecer al profesorado unos indicadores de la evolución de los sucesivos niveles de aprendizaje de sus alumnos, con la consiguiente posibilidad de aplicar mecanismos correctores de las insuficiencias advertidas. Por otra parte, esos indicadores constituyen unas fuentes de información sobre el mismo proceso de enseñanza. La evaluación tiene, también, una función orientativa para el alumno y el profesor, ya que alienta a los profesores a formular y aclarar objetivos de tiempo y esfuerzos en función de las expectativas o herramientas de calificación. Las evaluaciones sirven de realimentación al profesor en cuanto que puede ver la eficacia de sus métodos y reconocer las áreas que requieren más aclaración. Los estudiantes aprenden a evaluar sus propios resultados de aprendizaje, de tal forma que se sabe que la autoevaluación mejora el aprovechamiento escolar y constituye un buen modo educativo para que los alumnos aprendan a calcular de forma realista sus logros y aspiraciones. La evaluación, de cualquier tipo que sea, continua o periódica, está en relación con las expectativas de los alumnos y el sistema de calificación, de preguntas, de prioridades que utiliza el profesor, desarrollará en el alumno unas expectativas de estudio distintas. El alumnado no estudia del mismo modo cuando el profesor le hace pruebas objetivas que cuando le plantea preguntas abiertas o temas a desarrolla, no estudia igual cuando recibe una enseñanza de tipo reproductivo que cuando es de tipo productivo o constructivo, o cuando se trata de un planteamiento de aplicación que cuando es de razonamiento. El alumnado no solo estudia los contenidos, sino también, cómo tiene que expresarlos.

Cuadros de exposición

Para la evaluación de los aprendizajes del alumnado en relación con el logro de los objetivos educativos se establecen los llamados criterios de evaluación que constituyen el referente fundamental para valorar el grado de consecución de los objetivos previstos, contenidos y de las competencias básicas. Los criterios de evaluación constituyen una selección mínima de los objetivos y contenidos e indican qué evaluar y sirven como referente tanto para la evaluación formativa como para la evaluación sumativa del proceso de enseñanza aprendizaje. Además, permiten evaluar la eficacia del proceso de enseñanza aprendizaje e introducir las modificaciones oportunas. De esta forma, los criterios de evaluación vienen a ser un referente fundamental de todo el proceso interactivo de enseñanza aprendizaje.

La evaluación en la Enseñanza Secundaria

A finales de septiembre o en el mes de octubre, una vez conformados los grupos y asignadas las tutorías y el profesorado de las diferentes materias, se realiza una sesión de evaluación inicial. El tutor o la tutora de cada grupo tendrá la responsabilidad de coordinar la evaluación, los procesos de enseñanza y de aprendizaje, además de la función de orientación personal del alumnado, con el apoyo, en su caso, del departamento de orientación del centro. Asimismo, deberá transmitir a las familias la información sobre el proceso educativo de sus hijos e hijas. El tutor o tutora informará en esta primera sesión al equipo docente de la composición del grupo, de las materias que cursará el alumnado y de sus características específicas, así como de las medidas educativas de apoyo propuestas o de las ya adoptadas, recogidas en los informes personales. En las evaluaciones, y teniendo en cuenta la madurez del alumnado, este estará representado en las sesiones de evaluación en el momento en que se traten de aspectos que atienden al funcionamiento general del grupo.

Cuadros de exposición

En el curso escolar se hacen al menos tres sesiones de evaluación, una por trimestre. La última sesión de evaluación tendrá carácter de evaluación final ordinaria y en ella se tomarán las decisiones de promoción y titulación del alumnado que cumpla los requisitos establecidos. El tutor o la tutora de cada grupo redactará un informe del desarrollo de las sesiones, en el que figurarán las decisiones adoptadas. La valoración de los resultados derivados de estas decisiones constituirá el punto de partida de la siguiente sesión de evaluación. Cuando el progreso del alumnado no sea el adecuado, el profesorado del Equipo Docente, asesorado por el departamento de Orientación arbitraran las medidas de apoyo y orientación necesarias.

Cuadros de exposición

En el último curso de la Educación Secundaria Obligatoria, antes de los plazos de solicitud de preinscripción que se establezcan para facilitar el acceso a otros estudios, el equipo docente emitirá el consejo orientador que contemplará las opciones académicas o profesionales más ajustadas a las capacidades e intereses de cada alumno o alumna. El tutor o la tutora comunicará a las familias este consejo orientador que será confidencial, no tendrá carácter vinculante y quedará recogido en el expediente académico.

Al menos tres veces a lo largo del curso, el tutor o la tutora informará, por medio del boletín de calificaciones, a las familias o responsables legales y al alumnado sobre el aprovechamiento académico de éste. El equipo educativo podrá proponer la asistencia de representantes del alumnado a las juntas de evaluación cuando lo considere conveniente para la mejora del rendimiento del alumnado o cuando exista alguna otra causa que así lo determine.

Medidas extraordinarias de evaluación

Exceptuando aquellos alumnos que no hayan asistido regularmente a clase por enfermedad, a quienes los departamentos didácticos proporcionarán los materiales necesarios para que puedan trabajar con autonomía, comunicándose con ellos por el correo electrónico si fuera posible, los otros que sin razón justificada pierdan el derecho a ser evaluados con las medidas ordinarias, tendrán sistemas de evaluación alternativos que serán aprobados por la Comisión de Coordinación Pedagógica y que prestarán especial atención a las características del alumnado y a las causas de la citada inasistencia. La calificación y el tipo de pruebas previstas quedará determinado en la programación didáctica de los departamentos. Los porcentajes de faltas para utilizar los sistemas de evaluación alternativos están recogidos en el artículo 193 del NOF

Los departamentos didácticos tienen previsto en las programaciones didácticas los sistemas de evaluación y calificación para los casos del alumnado con materias pendientes de cursos anteriores que no mantienen continuidad de acuerdo con los convenido en las coordinaciones de la CCP