APRENDIZAJE EN TÉRMINOS DE COMPETENCIAS.

El currículo de la Educación Secundaria Obligatoria se estructura en materias que se orientan al desarrollo y adquisición de las competencias clave de la etapa. Los criterios de evaluación sirven de referencia para valorar el progresivo grado de adquisición de las competencias y estos marcan tanto los objetivos como la propia selección de los contenidos.

Competencia en comunicación lingüística

La competencia se orienta al uso del lenguaje como instrumento de comunicación oral y escrita y a expresar pensamientos, emociones, vivencias y opiniones. Se espera que el alumnado sepa expresar e interpretar diferentes tipos de discurso acordes con los diferentes contextos sociales y culturales. Supone el conocimiento y la aplicación efectiva de las reglas de funcionamiento del sistema de la lengua y de las estrategias necesarias para interactuar lingüísticamente de una manera adecuada.

Competencia lingüística
Competencia lingüística

En el caso de las lenguas extranjeras, la competencia es conseguir comunicarse en el idioma no materno para enriquecer las relaciones sociales y desenvolverse en contextos distintos al propio. También se favorece el acceso a más y diversas fuentes de información, de comunicación y de aprendizaje.

Competencia matemática y competencia básica en ciencia y tecnología.

La competencia se dirige a que el alumnado desarrolle la habilidad para utilizar y relacionar los números, sus operaciones básicas, los símbolos y las formas de expresión en el ámbito del razonamiento matemático. Se trata de resolver problemas relacionados con la vida cotidiana y con el mundo laboral, con el conocimiento y manejo de los elementos matemáticos básicos como: loss tipos de números, medidas, símbolos y elementos geométricos.

Competencia matemática
Competencia matemática

El aspecto de la competencia que se orienta a la Ciencia y Tecnología impulsa el desarrollo de la habilidad para interactuar con el mundo físico, en sus aspectos naturales y en los generados por la acción humana, la comprensión de sucesos propios de la Ciencia, la predicción de consecuencias y la actividad dirigida a la mejora y preservación de las condiciones de vida propia, la de las demás personas y del resto de los seres vivos, las relaciones y el medio ambiente. Incorpora, también, la aplicación de nociones y conceptos científicos y técnicos, de teorías científicas básicas previamente comprendidas para obtener las actitudes propicias para el análisis sistemático y la indagación científica: identificar y plantear problemas relevantes, realizar observaciones directas e indirectas con conciencia del marco teórico o interpretativo que las dirige; formular preguntas; localizar, obtener, analizar y representar información cualitativa y cuantitativa; plantear y contrastar soluciones tentativas o hipótesis; realizar predicciones e inferencias de distinto nivel de complejidad; e identificar el conocimiento disponible, teórico y empírico necesario para responder a las preguntas científicas y saber comunicar las conclusiones en diversos contextos: académico, personal y social.

Competencia básica en ciencia y tecnología
Competencia básica en ciencia y tecnología

Competencia digital

Esta competencia esta dirigida para lograr las habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información, y para transformarla en conocimiento, para esto se incorporan las habilidades que van desde el acceso a la información hasta su transmisión en distintos soportes una vez procesada. Es necesaria la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como elemento esencial para informarse, aprender y comunicarse. El procesado de la información y su transformación en conocimiento exige de las destrezas propias del razonamiento para organizarla, relacionarla, analizarla, sintetizarla y hacer inferencias y deducciones de distinto nivel de complejidad.

Competencia básica digital
Competencia básica digital

Competencias sociales y cívicas

Esta competencia trata de desarrollar las habilidades para hacer posible comprender la realidad social en la que se vive, cooperar, convivir y ejercer la ciudadanía democrática en una sociedad plural y diversa, así como comprometerse a contribuir a su mejora. La competencia debe favorecer la comprensión de la realidad histórica y social del mundo, su evolución, sus logros y sus problemas. Conlleva recurrir al análisis de causas diversas y sistémico, para enjuiciar los hechos y problemas sociales e históricos y para reflexionar sobre ellos de una forma global y crítica, así como realizar razonamientos críticos y lógicamente válidos sobre situaciones reales, y dialogar para mejorar colectivamente la comprensión de la realidad.

Competencia social y cívica
Competencia social y cívica

La dimensión ética de la competencia social y ciudadana entraña ser consciente de los valores del entorno, evaluarlos y reconstruirlos afectiva y racionalmente para crear progresivamente un sistema de valores propios y comportarse en coherencia con ellos al afrontar una decisión o un conflicto. Ello supone entender que no toda posición personal es ética si no está basada en el respeto a los principios o valores universales como los que encierra la Declaración de los Derechos Humanos.

Conciencia y expresiones culturales

>La competencia supone conocer, comprender, apreciar y valorar críticamente las diferentes manifestaciones culturales y artísticas, utilizarlas como fuente de enriquecimiento y disfrute y considerarlas como parte del patrimonio de los pueblos. Esta competencia requiere poner en funcionamiento la iniciativa, la imaginación y la creatividad para expresarse mediante códigos artísticos y, en la medida en que las actividades culturales y artísticas suponen en muchas ocasiones un trabajo colectivo, es preciso disponer de habilidades de cooperación para contribuir a la consecución de un resultado final, y tener conciencia de la importancia de apoyar y apreciar las iniciativas y contribuciones ajenas. Supone igualmente una actitud de aprecio de la creatividad de los diferentes medios artísticos, como la música, la literatura, las artes visuales y escénicas, o de las diferentes formas que adquieren las llamadas artes populares.

Conciencia y expresiones culturales
Conciencia y expresiones culturales

Competencia para aprender a aprender

Aprender a aprender supone disponer de habilidades para iniciarse en el aprendizaje y ser capaz de continuar aprendiendo de manera cada vez más eficaz y autónoma. Esta competencia tiene dos dimensiones fundamentales. Por un lado, la adquisición de la conciencia de las propias capacidades (intelectuales, emocionales, físicas), del proceso y de las estrategias necesarias para desarrollarlas, así como de lo que se puede hacer por uno mismo y de lo que se puede hacer con ayuda de otras personas o recursos. Desarrolla un sentimiento de competencia personal que redunda en la motivación, la confianza en uno mismo y el gusto por aprender. Significa, además, ser consciente de lo que se sabe y de lo que es necesario aprender, de cómo se aprende, y de cómo se gestionan y controlan de forma eficaz los procesos de aprendizaje, para alcanzar los objetivos personales. . Implica, también, la curiosidad de plantearse preguntas, identificar y manejar la diversidad de respuestas posibles ante una misma situación o problema, utilizar diversas estrategias y metodologías que permitan afrontar la toma de decisiones, racional y críticamente, con la información disponible.

Competencia aprender a aprender
Competencia aprender a aprender

Por otra parte, esta competencia requiere plantearse metas alcanzables a corto, medio y largo plazo y cumplirlas. Hace necesaria también la perseverancia en el aprendizaje y el esfuerzo que requiere. Conlleva ser capaz de autoevaluarse, asumir la responsabilidad y el compromiso personal, y saber administrar el esfuerzo, aceptar los errores y aprender de y con los demás.

Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor

Esta competencia, por una parte, trata de la adquisición de la conciencia y aplicación de un conjunto de valores y actitudes personales interrelacionadas, como la responsabilidad, la perseverancia, el conocimiento de sí mismo y la autoestima, la creatividad, la autocrítica, el control emocional, la capacidad de elegir, de calcular riesgos y de afrontar los problemas, así como la capacidad de demorar la necesidad de satisfacción inmediata, de aprender de los errores y de asumir riesgos y por otra parte, esta competencia, está muy relacionada con la vertiente más social, con aquellas habilidades y actitudes relacionadas con el liderazgo de proyectos, que incluyen la confianza en uno mismo, la empatía, el espíritu de superación, las habilidades para el diálogo y la cooperación, la organización de tiempos y tareas, la capacidad de afirmar y defender derechos o la asunción de riesgos.

Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor
Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor