TOMÁS DE IRIARTE

Tomás de Iriarte

El más universal de los escritores canarios del neoclasicismo es Tomás de Iriarte. Nace en el Puerto de la Cruz el 18 de septiembre de 1750 y estudia hasta los catorce años en La Orotava, al cuidado de su hermano el dominico fray Juan de Tomás. A los doce años traducía a Cicerón, a Virgilio y a Ovidio. En 1764 se trasladó a Madrid para continuar sus estudios.

Fue un intelectual típico de la época, y se dedicó a la política al tiempo que trabajaba con las artes: música, pintura y otras actividades. Fue nombrado traductor de la Secretaría de Estado y lo hizo sobre todo de escritores franceses, destacando Voltaire, Moliëre y Horacio. Como literato, su estilo se centra sobre todo en las Fábulas literarias, que muchos críticos consideran de mayor calidad poética que las de Samaniego, en las que -a la vez- se realizan alusiones o sátiras a literatos de su época. También se conocen algunas obras teatrales propias del Ilustrismo, destacando “El señorito mimado”, “La señorita malcriada” y “El don de gentes”

Murió en Madrid, a la edad de 40 años, el 17 de septiembre de 1791.